Esta reseña puede incluir algunos spoilers para quienes no han visto la serie de One Piece desde el capítulo 1029 hacia adelante, también contiene algunos breves spoilers de lo que es el comienzo de la película. No importa que no hayas visto la serie, su historia se escribe para ser disfrutada por todo el publico.

La historia parte contextualizando los piratas de la época, el cómo existían piratas que robaban pueblos dejándolos sin ningún suministro. Luego se nos muestra a Luffy y sus amigos asistiendo a un concierto, de nada más ni menos que la hija de uno de los más temidos piratas, en el cuál ocurre una pelea donde un grupo de piratas villanos que quieren secuestrar a Uta, quien posee poderes que le brinda el canto, con los cuales es capaz de derrotar a quien quiera.

Uta ofrece a Luffy quedarse ahí con ella y dejar de perseguir el sueño de ser el rey de los piratas. Ella tiene el poder de llevar a la gente a una realidad idónea creada con su voz, porque su voz entrega felicidad a quien la escucha, con esta puede crear lo que sea que ella quiera.

En la película se nos muestra el odio profundo que siente Uta por los piratas  (esta parte de la historia tiene un contexto que no spoilearé). Ella quiere acabar con el sufrimiento de la gente y por ende quiere eliminar a los piratas, para ello se hace de una partitura musical prohibida que contiene una poderosa fuerza en su interior. Pero toda la historia que nace a partir de esto deberás averiguarla por tu propia cuenta.

La película nos presenta animación cinematográfica fluida y de calidad, colores llamativos con música al estilo j-pop, mantiene elementos sonoros adecuados en todo momento con canciones llamativas y pegadizas, mucho sobreestímulo psicodélico además de comedia, aventura y acción, es apta para todo espectador y muy recomendada para todos, aun cuando no hayan visto la serie.

Para los amantes de One Piece será una gran experiencia verla en pantalla grande.

Reseña por Maciel Arévalo

Arreglos por Chris Codoceo

Fotografiá de Daniel Badilla