Una noche, el hijo más joven de Sarah (Seána Kerslake) desaparece entre la maleza que hay tras su casa rural.

Aunque parece ser la misma persona cuando regresa a casa, su comportamiento comienza a ser cada vez más errático.

Pronto, Sarah descubre que puede que el niño que ha vuelto no sea su hijo.